Sobre nosotros

Esconxuro Tasca Galega

En Esconxuro Tasca Galega, como bien dice el nombre, somos una tasca! No somos ni una marisquería, ni un bar, ni un restaurante: una tasca!

Una vez esto ha quedado claro, debeis saber que abrimos todos los desde el año, incluso los festivos! Al entrar, os saludaremos y buscaremos una mesa para vosotros.

Cuando compartimos una comida con los clientes debeis saber que detrás de nuestras creaciones hay esfuerzo, constancia, dedicación y afecto. Queremos que cada bocado sea una satisfacción. Nos acompañas?

Listo para ser degustadas, os presentaremos las tapas de temporada y los vinos rotativos y, si no quereis entablar, siempre existe la opción de sentarse en la barra. Qué puedes comer? Pues un poco de Galicia! Carne, pescado, marisco … y mucho más!

Todos los mediodías ofrecemos platos combinados, pensados como una ración más grande y con guarniciones especiales. Por la noche, aparece la reina … las tapas!

Nuestro Equipo

TONY

El gallego y propietario

A casa podía faltar de todo menos la comida! Comer en casa era un regalo y una celebración que alargábamos acompañados de la familia, los orujos i las historias cerca del fuego. Yo, soy de un pueblecito del interior de Galicia… pueblecito no! “Aldea” donde hay más hórreos que casas y que si parpadeas cuando  estás a punto de llegar te la pasas de largo. Las verduras, las carnes y los licores siempre eren caseros, con el sabor de la tierra i la lluvia. Los días festivos siempre cocinábamos “polbo a feira” que previamente espantábamos golpeándolo a una piedra y lavándolo en el agua que salía de una fuente en el medio del campo. Olla de cobre i laurel.

I el pescado… lo reservábamos para los días que viajamos a Vigo. Aperitivo de ostras en la Piedra y el pescado recién salido de les barcas de les Rías. Siempre todo sin limón, que en el mar no hay limones.

 

Esto es lo que he querido traer a Girona. Todo menos la lluvia. Y lo que me gustaría que vivierais en la Tasca. Saudiña!!!

LAURA

La catalana

El placer de las pequeñas cosas.

Que te saluden a la entrada con una sonrisa, que procuren el bienestar durante toda la estada a la Tasca con un trato formal pero afable reconforta y son pequeños placeres que inconscientemente echamos en falta cuando no nos lo dan. Este fue uno de los detonantes que crearon la TASCA. Queríamos crear un espacio de encuentro donde la proximidad, la calidez i la cualidad tanto del trato como del producto fuesen los protagonistas de cada comida.

Aún recuerdo el día que ofrecíamos “Ensalada de tomate macho”… las risas de toda la sala se contagiaban a medida que ofrecía el plato: – I qué pasa con las hembras? Se inició un diálogo sobre la cualidad del producto y de cómo podríamos saber el género de aquella fruta… Genial! Un momento para recordar….

También recuerdo el día que recibimos un pulpo más grande que yo… y esto ya es decir! Cómo cabria en la olla? Sobre una escala lo puse dentro, y sí!, cupo y estaba buenísimo.

Escogemos, olemos, probamos, nos divertimos y compartimos la experiencia con todo los que queráis disfrutar de un momento que… será esto: un momento siempre diferente en el que procuraremos daros lo mejor de nosotros!

Te apuntas?

Empresa colaboradora en la inserción de personas con discapacidad intelectual